Saltar al contenido
6 libros donde los relojes son protagonistas

Libros donde el tiempo tiene un papel esencial

La lectura siempre ha sido una afición popular y esencial para muchas personas. Actualmente parece que leer está muy de moda y a diario se nos presentan libros de nueva edición muy interesantes. Con un mercado tan amplio puede surgir la pregunta, ¿qué puedo leer?

Hoy vamos a darte algunas ideas para contestar a esa pregunta. Si te gustan los relojes y la lectura que mejor que contar con una narrativa donde los relojes estén muy presentes o donde se nos ofrezcan reflexiones acerca del tiempo como concepto.

Los relojes de Agatha Christie

 

Como en todas las obras de esta mítica autora se establece un juego con el lector donde la narración va proporcionando pistas de modo que el usuario pueda averiguar quién es el asesino y el móvil del crimen.

Sheila Webb es una mecanógrafa que recibe el encargo de trabajar en la casa de una señora ciega. Cuando llega se topa con el cadáver de un hombre al que jamás ha visto en una sala donde los relojes llaman mucho su atención. Sin duda serán estos el elemento clave de la resolución del misterio, aunque para saberlo tendrás que leer el libro.

 

Relojes muertos de Eva María Medina

 

En esta original y cruda novela se nos presenta un protagonista que ha fallecido. Asistimos a cómo se observar la existencia cuando la misma ya no existe, y vemos como en este caso, a imaginación de la autora, lo que debe de suceder es que las realidades no se muestran secuenciales, sino todas al mismo tiempo resultando a todas luces incoherentes. Poco tardamos en entender que la muerte de la protagonista no es real, sino que padece de un delirio que la hace creer eso y como desde su mente caótica y llena de alucinaciones observa y comprende nuestra realidad. De este modo tan curioso la autora nos acerca a la realidad de la enfermedad mental permitiendo que podamos sentir empatía y comprensión por las personas que lo padecen.

 

El gran reloj de Kenneth Fearing

 

Aquí nos encontramos ante una metáfora donde el destino y el devenir vienen representados por un gran reloj. Un libro considerado por los críticos como vanguardista por su uso atípico del lenguaje, su tema principal es la crítica brutal al capitalismo y a nuestra forma de vivir actual. Estas consideraciones vienen dadas por el reflejo de la vida de George Stroud que es el editor de una importante revista y padre de familia. Sin embargo, esta aparente vida perfecta tiene un oscuro revés, la adicción de George al alcohol y a las mujeres. En uno de esos escarceos tiene una aventura con la esposa de su jefe y se verá envuelto en una serie de circunstancias donde deberá decidir y arriesgar todo su prestigio y su familia. Siguiendo esta historia vemos como muchas veces nos creemos autores de nuestra dicha o desdicha y como sin embargo esto no es así, pues el destino avanza sin que podamos evitarlo.

 

El coleccionista de relojes extraordinarios de Laura Gallego

 

El joven Jonathan Hadley se encuentra de vacaciones en un lugar llamado Ciudad Antigua con su padre y su madrastra. En ese lugar hay una extraña atracción turística, un museo de relojes propiedad de un curioso personaje llamado el Marqués. La familia se dispone a visitarlo convencidos de que podrán hacerlo pues en su folleto indica que está abierto al público. A su llegada el Marqués, que había cerrado dicho museo pues en él se habían sucedido una serie de extraños sucesos como desapariciones y asesinatos, accede a dejar entrar a la familia debido a su insistencia. Tras observar los 597 relojes de la colección habitual, el Marqués les enseña 6 relojes que, se dice, están malditos. La madrastra de Jonathan toca sin querer el reloj conocido como Qu Sui y su alma queda atrapada dentro para siempre.

Jonathan tendrá solo 24 horas para encontrar el único modo de liberarla, otro reloj conocido como el Deveraux que se encuentra en la laberíntica Ciudad Antigua.

Relojes de hueso de David Mitchel

 

En la última novela del autor de Un atlas entre las nubes nos enfrentamos a una dura reflexión sobre nosotros mismos y lo banal que pueden resultar nuestras horas de vida frente al progreso de toda nuestra especie. La historia comienza en los años 80 cuando una joven Holly Sykes se escapa de su casa porque su madre no aguanta todas sus aventuras amorosas. Tras eso seguiremos a Holly en sus aventuras tras tomar esta decisión. Pero el libro no termina ahí. En capítulos posteriores encontraremos a otros narradores que son de nuestro tiempo actual y otros incluso de nuestro futuro que nos contarán cómo es su vida inmersos dentro de guerras absurdas o con desastres ecológicos que hoy se están gestando. La consideración metafísica de esta obra es que el tiempo es un viaje, un camino para toda la especie humana y que las acciones que realizamos hoy tendrán un efecto en el futuro por mucho que podamos banalizar con que no estaremos allí para verlo. En este libro estás obligado a reflexionar sobre los temas realmente importantes que sepultan nuestras preocupaciones más cotidianas.

Austerlitz de W.G. Sebald

 

Jacques Austerlitz se encuentra en la Estación Central de la ciudad belga de Amberes, en la sala conocida como la de los Pasos Perdidos, donde los viajeros pasan el tiempo hasta que llega su tren o sus familiares. En esa sala se fija en el único viajero que no deja pasar los minutos, por el contrario, observa con atención la arquitectura impresionante del lugar tomando apuntes, dibujos y fotografías. El imponente reloj de la estación marca el primer encuentro de estos personajes que se seguirán encontrando de forma fortuita a lo largo de 20 años manteniendo charlas sobre relojería, tiempo, arquitectura y otras de calado filosófico.

Este libro es curioso por dos cosas. Está escrito en un solo párrafo que tiene de extensión las 300 páginas de la obra no dando espacio ni lugar para relajarse al lector. En segundo lugar, la narrativa solo está interrumpida por una serie de fotografías, muchas de ellas precisamente de relojes. Este elemento es fundamental en las conversaciones entre los personajes, y les veremos visitando lugares tan emblemáticos para el tiempo como es Greenwich.