Saltar al contenido

Los 10 relojes en monumentos más famosos del mundo

Los relojes más famosos del mundo se encuentran en las alturas, coronando los monumentos más conocidos y visitados de cada país. El interés por el tiempo es ancestral e inherente a la raza humana de ahí que haya tenido interés desde siempre en poder construir aparatos de medición que toda la ciudad o el pueblo pudiera disfrutar.

Vamos a descubrir los que, en nuestra opinión, son los más bellos del planeta tierra. Algunos seguro que los conoces, pero otros quizá te inciten a viajar hasta sus países para conocerlos.

1. La Torre del Reloj en Reino Unido

 

Comenzamos con un icono del Reino Unido, la archiconocida Torre del reloj londinense, o Big Ben. Este nombre, sin embargo, pertenece a la gran campana del reloj pero por extensión ya se utiliza también para el reloj e incluso para toda la torre en su conjunto. Pertenece al palacio de Westminster, propiedad de la Casa Real, y está situado en su extremo norte. Es la tercera torre más alta del mundo que posee un reloj. El reloj y sus adornos fueron diseñados por Augustus Pugin que ideó este complejo mecanismo que alberga 312 piezas de vidrio y se sitúa a 7 metros del suelo. La monumental obra se terminó de construir en 1858.

2. Torre Abraj Al-Bait en La Meca

 

Viajamos hasta Arabia Saudí para conocer una torre de récord. Es la más alta con reloj incorporado del mundo, además de estar situado en el hotel de mayor altura y presentar el reloj de mayor diámetro. Hasta el año 2011 fue además el edificio de mayor altura del globo pero en ese año quedó desbancado por la famosa torre Burj Dubai en Dubai. Su reloj tiene cuatro caras que pueden verse desde 25 kilómetros de distancia y están iluminadas por 2 millones de luces tipo led. Es curioso como en las partes Norte y Sur tiene una famosa inscripción en el idioma local que reza: «Dios es el Más Grande», mientras que en la caras oeste y este se hace referencia al Corán.

3. Torre Spasskaya en Rusia

 

En la pared oriental del edificio del Kremlin en Moscú podemos observar este precioso reloj. Tiene unas vistas privilegiadas a la Plaza Roja desde 1491 momento en que fue erigida. El artífice de su particular diseño fue el arquitecto italiano Pietro Antonio Solari. La Torre no siempre tuvo reloj. No se sabe con exactitud la fecha en la que fue colocado, pero se sabe que esto sucedió entre los años 1491 y 1585. Dada su ubicación a este reloj se le conoce como el reloj del Kremlin. Este reloj suena con extrema exactitud cada cuarto de hora y replica en las horas en punto.

4. La Torre del Reloj Faisalabad en Pakistán

 

Situado en la provincia de Punjab es uno de los pocos monumentos que se conservan en su estado original. Construido durante la ocupación británica en el país en el siglo XIX se usaron para tal fin los impuestos derivados del cobro a las gentes locales. Los habitantes de la ciudad se refieren a ella como Ghanta Ghar que en el idioma local, el urdu, significa La Casa de la Hora. La Torre se sitúa en el centro de una plaza en la que se encuentran ocho mercados. Su disposición privilegiada en la parte antigua de la ciudad hace que si se observa desde el aire recuerde a la Bandera del Reino Unido.

5. Torre de Zytglogge en Suiza

 

Vamos ahora con otro monumento antiguo, en este caso con una torre medieval. La torre y el reloj datan del siglo XII ha sido testigo de los eventos más importantes del país. La Torre fue usada en un principio como cárcel para después convertirse en monumento histórico situado en pleno centro de Berna, donde, actualmente, es uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad. Este reloj ha sufrido cerca de 80 remodelaciones pero eso no le ha privado de ser nombrado Patrimonio Mundial Cultural.

6. Reloj de la Puerta del Sol en España

 

Sin duda uno de los relojes más míticos para los españoles pues es el que normalmente nos indica el principio de un nuevo año. Quizá no sea uno de los relojes más bonitos, pero está cargado de significado ya que junto a él celebramos todas las Nocheviejas. Situado en la fachada del edificio de la Comunidad de Madrid (antigua casa Real de Correos y Postas) se instaló en 1866 y fue inaugurado por la Reina Isabel II con motivo de su cumpleaños. Las mejores vistas del reloj se presentan en los balcones del edificio de enfrente que es el lugar donde se graban los tradicionales programas de Nochevieja.

7. La Torre del Reloj en China

 

Situada en Hong Kong a la orilla del río Tsim Sha Tsui es lo único que queda de la antigua estación de trenes de la ciudad en la que se encuentra, Kowloon, que cubría el recorrido entre esta ciudad y la vecina Canton. Su material es de ladrillo rojo y granito. El reloj se sitúa a 44 metros del suelo y a 7 metros de él encontramos un enorme pararrayos. El interior de la Torre se ha podido visitar durante muchos años, actualmente se encuentra cerrada al público por motivos de seguridad hasta que terminen sus reformas.

8. Reloj astronómico de Staromêtská en República Checa

 

En la capital de este país europeo, Praga hay una plaza conocida como Staromêtská que es una de las más fotografiadas de Europa. Los motivos son obvios, está repleta de edificios de estilo barroco y alberga grandes maravillas arquitectónicas. Una de ellas es la Torre del edificio del Ayuntamiento que posee el reloj astronómico. La historia dice que fue creado por un relojero llamado Hanus y que, era tan precioso, que los gobernantes le sacaron los ojos para que no pudiera hacer uno igual. A las horas en punto se ponen en marcha distintos mecanismos por los que vemos aparecer algunos personajes.

9. La Torre de Allen-Bradley en Estados Unidos

 

Propiedad de una empresa del mismo nombre, la podemos encontrar en Milwaukee donde es todo un símbolo. Tiene en sus cuatros caras un reloj de 40 metros de diámetro. Con una altura de 86 metros, corona esta ciudad desde 1962. Como curiosidad te contamos que se necesitan 34,6 kilovatios  para poder iluminarlo.

10. El carillón de los ciudadanos en Bélgica

 

En Bruselas encontramos esta maravilla. Situado en la fachada del Palais de la Dynastie tiene 24 campanas y una colección de figuras que hacen referencia a ilustres del país. Es totalmente automático y existe desde 1958 cuando fue diseñado con motivo de la Expo Mundial.