Saltar al contenido
los mas peques de la casa tambien llevan reloj

El reloj y los niños

El reloj también puede ser un buen complemento para los más pequeños de la casa. Es habitual que regalemos uno en los momentos más importantes de la vida del niño, como un reloj especial cuando hace la comunión o celebra algún otro ritual que marque el fin de su etapa infantil. Actualmente en el mercado podrás encontrar multitud de modelos aptos para niños. Podrás saber si un reloj es especialmente para los más pequeños dado su tamaño global que debe ser ajustado a su brazo y la longitud de la correa que lógicamente debe ser más corta de lo habitual. Serán fácilmente reconocibles si tienen motivos o dibujos que gustan a los niños. Esto lo hará su complemento favorito.

Te aconsejamos que elijas un reloj de correa de resina y que sea muy resistente. Las razones ya te las imaginas. Los niños deben sentir que el reloj no les molesta o se lo quitarán en cualquier sitio. Por ello es tan importante que tenga poco peso, sea flexible y se adapte perfectamente a su mano. En cuanto a la resistencia, esto ocurre igual que con la ropa, es fácil que se estropee dadas las actividades de alto movimiento que realizan los niños. Permite que el niño te acompañe a elegir el reloj. Si tiene un diseño que le apasiona jamás se separará de él.

Cuenta con Casio para comprar su primer reloj a tu hijo, sobrino o ahijado. Te proporcionará larga duración y resistencia. Cuando veas que la correa le está pequeña puedes elegir otra adaptada a sus nuevas medidas. Te recomendamos que revises nuestro articulo sobre correas y accesorios Casio.

Porque es importante que los niños tengan reloj

Para los más pequeños tener reloj no es solo una cuestión de moda o de adorno. El tiempo es un concepto realmente complejo de adquirir. Ningún humano nace aprendido, y a medida que los niños se desarrollan son capaces de ir comprendiendo conceptos cada vez más complejos pero que resultarán esenciales en su día a día. Puedes imaginar lo indispensable que es en la vida de una persona entender al tiempo, asimilarlo y saber la hora. No solo están en juego un concepto que deben aprender, sino que saber la hora y la fecha le abre un mundo de posibilidades al permitirle empezar a anticipar el futuro. Esto tiene una consecuencia clara y directa, que es que pueden comenzar a organizarse. Esto que es tan esencial para nosotros los adultos y que es que los niños aprendan a regularse por si mismos para no tener que estar todo el día detrás de ellos comienza con este aprendizaje. Efectivamente, su autonomía se ve altamente reforzada cuando controlan el tiempo. Al adquirir estos conceptos pueden determinar cuanto tiempo falta, tanto en días, como en meses, como en horas, como en minutos para determinado evento y pueden ajustar sus acciones para llegar preparados a tal fecha tan señalada.

Pero ¿cómo pueden los niños aprender un concepto tan complicado? Vamos a verlo.

Como aprenden la hora los niños

Dada la complejidad del tiempo, los niños solo pueden aprender el tiempo a partir de la edad de 5 años.

Esta edad no es casual y se debe a una serie de factores que son principalmente el desarrollo neuronal que presentan a esta edad y que ya conocen y manejan una serie de conceptos previos que son imprescindibles para saber leer la hora.

Todo comienza cuando los niños son realmente pequeños. Estamos hablando que ya empiezan este largo camino hasta que leen la hora cuando son bebés recién nacidos. Lo realmente relevante aquí es la repetición de acontecimientos. Crear una rutina es realmente importante para los niños, en ello están de acuerdo todos los expertos en el mundo infantil. Gracias a la repetición de los eventos una y otra vez aprendemos qué viene después. De esa forma se dibuja en nuestra mente una línea secuencial de acontecimientos. Así sé que primero me despierto, luego desayuno, voy a la guardería, meriendo, juego, como, echo la siesta, vienen mis padres a por mí, voy a casa, meriendo de nuevo, juego con papá y mamá, me baño y me voy a dormir. Esto es esencial, pues permite que el cuerpo de los niños se regule y coman a las horas que tienen que comer y duerman por la noche. De esta manera poco a poco se adaptan a nuestro ritmo de vida y se adentran en lo social. Después verás que en sus primeros años de escolaridad los profesores se esfuerzan porque los niños adviertan otras rutinas ya directamente relacionadas con el tiempo y convierten estos eventos en algo realmente importante para los niños.

Ya en el cole aprenden que todos los días sale el sol primero para luego esconderse y entonces aparece la noche. Otro concepto importante para ellos son las estaciones. Los docentes insisten en que los niños conozcan la fecha para que se den cuenta de que el tiempo pasa y es constante su movimiento. Saber los números es el último concepto que los niños deben manejar antes de aventurarse a conocer las horas.

Consejos para que un niño aprenda la hora

  • Se aconseja hacerse con un reloj para poder practicar con él todo lo necesario.
  • Primero es más fácil leer la hora en un reloj digital. Probad primero así para reforzar su seguridad.
  • Construid un reloj de cartón para cambiar la hora a placer en las sesiones de estudio.
  • Primero mejor leer las horas exactas como en punto y a y media
  • Después pueden introducirse conceptos como “y cuarto” y “menos cuarto”. Ten paciencia y refuerza mucho, estos son más difíciles de aprender.
  • Asocia horas a los eventos del día, a qué hora se come, vamos al cole, nos vamos a dormir…etc.
  • Pregunta la hora a menudo, de esa manera habrá más oportunidades para practicar.